Hablar de Big Data para ahorrar energía es hacerlo de esa herramienta definitiva con la que las ciudades inteligentes del futuro medirán su viabilidad y eficiencia.

En el contexto actual, la cantidad de datos que se manejan no deja de aumentar. Sin embargo, los datos sólo son valiosos si se utilizan. Así, el desafío hasta ahora ha sido deducir cómo las empresas y los servicios públicos pueden utilizarlo de manera eficiente. Pero, ¿cómo puede influir en el ahorro energético?

Big Data y Ahorro energético

Análisis de datos para ahorrar energía

Existe una revolución global en el uso del análisis de datos para ahorrar energía. En este sentido, sirve como ejemplo la consolidación de las ciudades inteligentes como forma de establecer puntos de referencia para todos los sectores urbanos; incluyendo transporte, salud, educación, etc.

Proyectos factibles en los que esta técnica intensifica las posibilidades de establecer puntos de referencia correctos.

De manera similar, el uso de Big Data es crucial para combatir los desafíos energéticos en las ciudades inteligentes al tiempo que mejora la eficiencia energética en todos los sectores.

Según la Unión Europea, que prevé aumentar la eficiencia energética en 2030, los edificios liberan el 36 % de las emisiones de dióxido de carbono y consumen el 40 % del consumo de energía.

¿Cómo ahorrar energía con análisis en Big Data?

A través de un estudio efectivo de datos, se puede calcular la cantidad de energía que en realidad se precisa. El siguiente paso será utilizar la tecnología adecuada para obtener el consumo más óptimo.

De la misma manera, las nuevas técnicas permiten el estudio, la visualización, la gestión de una información de valor que, posteriormente, se traduce en ahorro y eficiencia. También permiten la planificación, estimación y personalización en el consumo.

Big Data y ahorro de energía en España

España es un país pionero en la realización de este tipo de análisis predictivo. ¿Cómo se ha conseguido? Implementando contadores inteligentes que han supuesto un impulso en la búsqueda de nuevos procesos mucho más efectivos e innovadores.

Por otro lado, son el primer paso hacia las redes inteligentes. Por lo tanto, Big Data y ahorro de energía es ese tándem definitivo y necesario.

De acuerdo con esto, estos medidores son capaces de cuantificar y comunicar casi en tiempo real los consumos detallados a las empresas distribuidoras de electricidad y a los usuarios. De este modo, la implementación de medidores y redes inteligentes hace posible promover el uso responsable de la energía y reducir los gastos de empresas y personas.

Big Data es un gran aliado para los distribuidores porque permite extraer predicciones muy ajustadas, a través de los datos de consumo, lo que ayuda a ofrecer un servicio personalizado y adaptado al consumo real.

Además, la combinación del análisis de datos con soluciones de energía barata podría ser una señal de energía libre en algún momento. Al hacer coincidir la oferta y la demanda de energía, las empresas de servicios públicos pueden suministrar energía más barata.

Utilizar Big Data para ahorrar energía es hoy una realidad efectiva. Igualmente, puede ser una forma eficaz de combatir la contaminación y el efecto invernadero. ¿Qué otra aplicación se te ocurre?

 

¿Te ha parecido interesante esta publicación sobre Big Data y el ahorro energético? Visita nuestra sección de Actualidad sobre Tecnología en Social Futuro para más publicaciones como esta.

———————

Imágenes de Shutterstock - Imágenes de Social Futuro

¿Te gustan las imágenes que usamos en Social Futuro? Shutterstock te ofrece la mejor base de datos de imágenes en Internet desde 0,21€ por imagen.