Desde hace un par de años, hemos visto como portavoces de todas las compañías de telefonía, proveedores de internet y fabricantes de móviles han hablado sin cesar del “internet de las cosas“, asociando el concepto al próximo estándar de conectividad móvil, 5G. El problema es que esta asociación ha hecho que el usuario perciba el concepto como algo abstracto y confuso.

Internet de las cosas

El origen del término internet de las cosas

El  término “internet de las cosas”, en inglés “Internet of Things” o IOT, es un concepto del que se lleva hablando desde el inicio de la década de los 90. Sin embargo, algunos citan 1982 como el nacimiento del IOT. En 1982, un grupo de estudiantes de la universidad Carnegie Mellon, crearon una interfaz para monitorizar una máquina expendedora de coca-cola. La interfaz estaba conectada a la red Arpanet, precursora de la actual internet, y tenía unos sensores que registraban el estado de las luces de la máquina expendedora. Las luces de la máquina se encendían y apagaban dependiendo de la disponibilidad de bebida y tras la venta de una bebida.

Gracias a este sistema, los estudiantes pudieron crear un pequeño programa que permitía consultar a través de Arpanet o la red local de la universidad, la disponibilidad de bebidas en la máquina y si dichas bebidas estaban frías. David Nichols, un estudiante licenciado de  Carnegie Mellon que trabajaba en el departamento de ciencia, fue quien tuvo la idea, dado que su oficina se encontraba relativamente lejos de la máquina y era habitual encontrársela vacía o recientemente re-abastecida con las bebidas aún calientes.

El verdadero impulsor del IOT

Pero sería Kevin Ashton, co-fundador del Auto-ID Center en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, quien haría popular el término en 1999, cuando creó una presentación para los ejecutivos de alto rango de la empresa Procter & Gamble. Kevin Ashton necesitaba convencer a sus superiores de lo beneficioso que sería implementar un estándar de seguimiento con el objetivo de mejorar las discrepancias entre el abastecimiento en tiendas y la disponibilidad en almacén de productos. Su principal interés sería la de utilizar tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia), con el objetivo de mejorar la eficiencia en la cadena de producción de su empresa. Ashton comenzó a trabajar en el Auto-ID Center del MIT en 1999 para poder investigar esta tecnología. Fue entonces cuando propuso el término “Internet de las cosas” para describir una red de objetos en el mundo físico, conectados a internet.

¿Pero qué es exactamente el internet de las cosas?

“Internet de las cosas” es un término usado para referirse a la conexión de objetos físicos cotidianos con internet. El término se utiliza para poner énfasis en las cosas en lugar de en las personas conectadas a internet.

En la década de los 90, las página Web y los .com eran la principal obsesión. Internet era una fuente de datos y los usuarios (personas) podían acceder a esos datos desde cualquier lugar del mundo. En cambio, a partir del año 2000, internet comenzó a volverse más polivalente y se comenzaba a entender como una infraestructura que permitía que todo y todos estuviéramos conectados a la red.

Ejemplos de Internet de las cosas

IOT no es algo del futuro. Es una realidad presente en la vida cotidiana desde hace más de una década. Hace mucho que tenemos cámaras IP conectadas a internet o controlamos elementos concretos de nuestra vivienda como la calefacción o caldera desde nuestro smartphone. Esas cámaras o la caldera son las “cosas” conectadas a internet.  Según Business Insider, para 2020, habrá 24 billones de dispositivos IOT instalados en la red.

Ejemplos de Industrias y sectores que se benefician de IOT

  1. Gestión de Cadenas de producción y retail: Gestión de inventario, anuncios basados en proximidad, restaurantes y proveedores de hospitalidad.
  2. Automatización del hogar: Iluminación, seguridad, control del entorno, etc.
  3. Salud y Fitness: Wearables, básculas, monitor de presión sanguínea, peines, etc.
  4. Automoción: Apertura y cierre de puertas, métricas del motor, sistemas de alarma, detección de localización, rutas, etc.
  5. Agricultura: Smart farming para monitorear humedad, temperatura del aire, calidad de la tierra, etc.
  6. Logística: Para gestión de cargas, transporte y envío. Localización de productos y parcelas. Condiciones de almacenaje durante el transporte, etc.

¿Qué es 5G?

5G es el acrónimo para “5th generation” (quinta generación).

Más allá del nombre creado con fines de marketing, 5G es un término y estándar asociado al sistema de conectividad que emplearán los futuros dispositivos con conexión inalámbrica. Emplearán el llamado “5G NR” (5G New Radio), que es la tecnología de radio-acceso que se utilizará en la próxima generación de redes móviles. Será el estándar global para la interfaz de radio de las redes 5G.

Básicamente, cada nueva generación mejora el ancho de banda, latencia, conectividad en movimiento y eficiencia energética con respecto a la generación anterior mediante el uso de nuevos algoritmos en la transmisión de datos y el uso de nuevas frecuencias de radio.

¿En qué mejorará 5G a las redes actuales 4G?

Las diferencias más importantes teóricas podríamos resumirlas de la siguiente manera:

En situaciones óptimas y una posición estática:

  • Velocidad en red 4G plus: Máximo teórico de descarga de 1 Gbit.
  • Velocidad en red 5G: Máximo teórico de descarga puntual de 20 Gbit.
  • Latencia en red 4G plus: Latencia mínima en condiciones óptimas de 20 ms.
  • Latencia en red 5G: Latencia mínima en condiciones óptimas de 1 ms.

Además de la velocidad y latencia, otros de los factores fundamentales que diferencian ambas generaciones es la capacidad de ofrecer una conectividad más uniforme y consistente de manera ininterrumpida donde hay cobertura 5G. También dará soporte a un número exponencialmente mayor de usuarios (1000 usuarios por metro cuadrado) gracias a un ancho de banda mucho mayor.

¿Qué tiene que ver el 5G con el IOT?

El 5G no está tan directamente relacionado con el Internet de las cosas como nos quieren hacer pensar las compañías de telefonía móvil, aunque si proporcionará un ecosistema más amigable para que puedan desarrollarse nuevas tecnologías que impulsarán el IOT aún más.

La infraestructura 4G actual no tiene la capacidad para albergar los 24 billones de dispositivos que prevén varios analistas que habrá en 2020. 5G ofrecerá la capacidad para albergar hasta 1000 dispositivos más por metro cuadrado que la red actual, con una latencia mínima de hasta 1 milisegundo.

Se podría decir por tanto que las redes 5G contribuirán significativamente a la continuación del desarrollo del internet de las cosas aunque está muy lejos de ser la base del mismo como aseguran muchas operadoras y medios de comunicación.

IPV6, el verdadero puntal del IOT

Es bastante más seguro que la adopción del protocolo de internet IPv6 será más relevante e importante para el Internet de las Cosas que el 5G. IPV6 permitirá a cualquier dispositivo del planeta tener su propia dirección IP dado que empleará una longitud de las direcciones de red mayor, de 128 bits. Esto supondrá que podrán asignarse varios cientos de direcciones IP por cada metro cuadrado de la tierra. Es fácil imaginarse lo que puede suponer esto de cara al IOT dado que asegurará que cada dispositivo de nuestra casa pueda tener una dirección única en internet.

IPV6 ofrecerá mayor seguridad en las conexiones, permitiendo encriptar las comunicaciones de extremo a extremo. Será mucho más escalable gracias a la disponibilidad de direcciones que ofrecerá y proporcionará una conectividad superior, dado que eliminará la necesidad de utilizar NAT (traducción de direcciones de red), una vulnerabilidad en si mismo y dificultad añadida a la hora de establecer comunicación con dispositivos IOT.

 

¿Te ha parecido interesante esta publicación sobre el El Internet de las Cosas? Visita nuestra sección de Tecnología en Social Futuro para más publicaciones como esta.

———————

El Hosting Número 1 en España - WebEmpresa

Contrata un alojamiento Web y Nombre de dominio con todas las garantías en el Hosting Número 1 de España, WebEmpresa