Aprovechando  las informaciones publicadas por algunos medios de comunicación con respecto a la polémica tésis de Pedro Sánchez en estos días atrás, mi deseo es escribir una crítica a una visión generalizada en políticos y medios de comunicación con respecto a derivar responsabilidades hacía la herramienta informática. De igual manera, analizaremos el tratamiento que hacen los medios de comunicación al fenómeno del plagio. En este blog personal uno de los objetivos será siempre tratar de dejar ideologías y pensamientos políticos al margen. Esperemos que las líneas que voy a escribir a continuación se entiendan como una crítica social y no una crítica a partidos políticos.

Fallos informáticos

No me cabe duda sobre cuál es la excusa más común y extendida que afecta a todo creador de contenido original desde la consolidación del ordenador personal como instrumento principal de redacción en la década del 2000. Ya sea la redacción de un libro, trabajo de colegio o proyecto universitario, es común escuchar como se atribuye al “fallo informático” el no llevar a buen término dicha labor.

Frustrado con el Fallo informático

Hace bastantes años que se dejaron de escuchar las excusas habituales en los colegios a la hora de presentar los deberes en clase. Frases como “se me perdió la carpeta de camino al colegio” o “mi perro se comió los deberes” evolucionaron hacía “a mi ordenador le entró un virus”. Un niño más aplicado probablemente utilice el fallo de su impresora o haberse quedado sin internet como principal motivo. El elemento informático irrumpió de manera enérgica para transformar completamente una sociedad que casi 20 años después no ha terminado de normalizarse con respecto a la nueva variable.

Siendo la penetración del ordenador personal en los hogares de todo el mundo desarrollado un fenómeno relativamente reciente en nuestra historia, podemos considerarlo en cierta medida comprensible. Resulta sin embargo preocupante que sea el sector profesional el que juegue la carta del “fallo informático”. Desde autores pasando por medios de comunicación, instituciones y organismos públicos y hasta gobiernos escogen esta línea de defensa debido a la persistente desinformación e ignorancia pública con respecto a las realidades informáticas y tecnológicas.

El fenómeno del Plagio

El la última década el plagio se ha convertido en una práctica imparable.

Ya en el año 2000, la editorial planeta retiró la polémica novela de Ana Rosa Quintana, “Sabor a hiel” por plagiar fragmentos de trabajos de otros autores como la escritora Danielle Steel o Angeles Mastretta. La excusa que no tardó en esgrimir en aquel entonces la autora de “Sabor a hiel” fue que todo fue “un fallo informático”.

Elegir entre plagio fácil o trabajo duro

Reciéntemente, Filip Miucin, un trabajador del medio dedicado a las noticias de videojuegos IGN; puso el sector del videojuego patas arriba cuando IGN tuvo que despedirle fulminantemente tras comprobar que había plagiado una review del juego Dead Cells a un youtuber menos conocido. Más tarde se descubriría que Miucin plagió muchas más reviews de otros reviewers del mundo de gaming. En un vídeo de disculpa emitido por Miucin a los pocos días, éste utilizó la carta de la “involuntariedad” como principal argumento y la disculpa rápidamente se convirtió en “excusa” indignando a miles de gamers de todo el mundo.

Resulta paradójico que al igual que sucede en multitud de medios, Miucin, que había conseguido auparse a un puesto dentro del sector profesional, utilizara como fuente Youtube, el mismo medio que ha conseguido pervertir la autenticidad, veracidad y originalidad de la información.

Hoy mismo hemos escuchado como representantes del gobierno han hecho uso del “error involuntario” para explicar porqué en el libro “La nueva diplomacia de la economía española” de Pedro Sánchez y Carlos Ocaña publicado en Noviembre de 2013 aparecían párrafos enteros sin citar (con los mismas erratas incluidas) de una conferencia del diplomático español Manuel Cacho del 25 de Febrero de 2013.

Sin embargo, lo que resulta más grave es la cuestión del ejemplo que están dando varios medios de comunicación españoles a la hora de minimizar la gravedad del fenómeno del plagio en la actualidad.

Restando importancia al plagio

Hace escasos días, el 15 de Septiembre de 2018 El Confidencial publicó que solo había entre un 13% y 14% de coincidencias en el trabajo de la tesis doctoral con respecto a otros trabajos. Al mismo tiempo indicaba de manera irrisoria que el 87% de la tesis doctoral de Pedro Sánchez era por tanto contenido original.

https://www.elconfidencial.com/espana/2018-09-14/tesis-sanchez-plagio-turnitin_1615973/

Varios medios de comunicación aportaban informaciones similares con conclusiones en la misma línea, dictaminando la “limpieza” y autenticidad de la tésis de Pedro Sánchez basado en los resultados obtenidos de un software Antiplagio llamado “Turnitin”.

A estas conclusiones se sumaron también opiniones sobre la poca importancia  o inexistencia del plagio cuando uno utiliza material propio previamente publicado.

Lluis Val, gerente territorial del software Turnitin en España, en una entrevista en ondacero el 14 de Septiembre aclaró que los programas  como Turnitin no “dictaminan” plagios. Aprovechó la ocasión para explicar también que dichos programas dependen del grado de parametrización que se les aplica. Quedó bastante claro que Lluis Val estaba trantando de explicar que el software informático no es otra cosa que una “herramienta” que ayuda y guía al autor. Digamos que Turnitin como cualquier otro software de esas características sirve para “detectar”, que no “dictaminar”.

https://www.ondacero.es/programas/mas-de-uno/audios-podcast/entrevistas/lluis-val-responsable-de-turnitin-en-espana-turnitin-no-nos-va-a-decir-si-es-plagio-de-una-forma-irrefutable-ni-absoluta_201809145b9b5de20cf20aea995ae306.html

Así mismo, si navegamos hasta la Web de Turnitin, vemos que tienen definido lo que llaman el “espectro del plagio” (Plagiarism Spectrum) https://www.turnitin.com/static/plagiarism-spectrum/ , que no es otra cosa que una enumeración de los tipos habituales de plagio que existen basados en un estudio y encuesta hecho a cerca de 900 maestros e instructores de educación. Llama la atención que en este listado esté recogido con total claridad el reciclaje de contenido (Recycle) como tipo grave de autoplagio. Así mismo se citan multitud de formas de plagio como la copia de porciones de texto (párrafos), copia de párrafos con sustitución de palabras por sinónimos, parafrasear multitud de fuentes, mezcla de citación y no citación, mezcla de material copiado de multitud de fuentes distintas y citaciones a fuentes no existentes entre otros.

Llama poderosamente la razón que medios de comunicación y fuentes del gobierno citen precisamente a Turnitin como prueba absoluta de autenticidad de un trabajo al mismo tiempo que minimizan el hecho de existir plagio probado y negar la existencia del concepto de autoplagio. Como poco, resulta una curiosa contradicción.

Robando las ideas a otro

Un ejemplo horrible para la juventud

Llegados a este punto, mi reflexión es que se está inoculando a la población una indiferencia con respecto a un problema grave en el mundo educativo y académico sin tener ninguna integridad moral. Se está dando un terrible ejemplo a los más jóvenes haciéndoles ver que está bien hacer lo que en realidad está mal y castigado en el mundo corporativo y académico. Muchos de los jovenes que escucharon el otro día las interminables justificaciones acerca del auto-plagio correrán sin duda la misma suerte que el malogrado redactor de IGN Filip Miucin, pensando que las presiones de los jefes y apretadas fechas límite para entregar proyectos justifican tomar el atajo de copiar a otro autor su trabajo o reciclar material existente.

Deberíamos comenzar a avanzar en sentido contrario a los que piensan que el fallo informático, la involuntariedad y la ley del mínimo esfuerzo son elementos válidos en el mundo académico y corporativo tan competitivo de la actualidad.

¿Te ha parecido interesante esta publicación? Encuentra más opiniones y críticas en la sección de Sociedad de la Información.

———————

Imágenes de Shutterstock - Imágenes de Social Futuro

¿Te gustan las imágenes que usamos en Social Futuro? Shutterstock te ofrece la mejor base de datos de imágenes en Internet desde 0,21€ por imagen.