Ayer Domingo 26 de abril el departamento de sanidad del gobierno de Australia lanzó una aplicación de trazabilidad de contactos llamado COVIDSafe. La Aplicación de rastreo de contactos de coronavirus recibió más de un millón de descargas a las pocas horas de ser lanzada por el gobierno. La APP para smartphones utiliza una señal inalámbrica Bluetooth para intercambiar un “apretón de manos digital” con otro usuario cuando se encuentran a menos de 1,5 metros. La aplicación luego registra este contacto y lo cifra. Los usuarios de la aplicación COVIDSafe son notificados si han estado en contacto durante más de 15 minutos con otro usuario que ha dado positivo por coronavirus.

Aplicación COVIDSafe del departamento de sanidad de Australia para luchar contra el coronavirus

Al igual que con otras iniciativas que pretenden ser llevadas a cabo en otros países del mundo, el gobierno ha destacado el caracter anónimo de la aplicación que no recopila datos de ubicación. Cualquier persona infectada debe dar su consentimiento para que se compartan sus datos. Los datos solo son accedidos por las autoridades sanitarias y ninguna otra entidad. El ministerio de sanidad del país llegó a decir que los datos no podrían ser accedidos ni con una orden judicial para ser consultadas por autoridades como las policiales.

Hace unas semanas informamos también de que Google habían anunciado el desarrollo de un conjunto de herramientas que permitirán a los teléfonos de distintas marcas comunicarse entre si a través de bluetooth para  poder crear un sistema de trazabilidad de usuarios.

Aún sigue habiendo preocupación por la privacidad de este tipo de iniciativas. En todos los países que se ha proyectado ofrecer este tipo de aplicación, se ha insistido en el carácter anónimo y restringido de los datos recogidos pero aún no está claro la efectividad de este tipo de aplicación. Se cree que sin que al menos el 40% de la población tenga una APP de trazabilidad instalada y la utilice voluntariamente, este tipo de solución manual no es efectiva. También existe una preocupación lógica por la seguridad de este tipo de aplicaciones dado que la cercanía necesaria para intercomunicar los dispositivos podría provocar robos de datos de los teléfonos de sus usuarios.

Es debido a esto que la iniciativa de Google y Apple de facilitar la trazabilidad de contactos entre dispositivos ha sido tan aplaudida. Queda aún esperar el recorrido que pueda tener este tipo de tecnología de trazabilidad de contactos y hacía dónde nos lleva.

 

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS (COVID-19)

Organización Mundial de la Salud