Una colaboración entre Google y Ascension, una organización de salud Norteamericana sin ánimo de lucro; proporcionará a Google acceso a información médica confidencial de 50 millones de pacientes de Estados Unidos. El proyecto se bautizó con el siniestro nombre de “proyecto Nightingale”. La iniciativa permitirá a la organización mejorar la experiencia de pacientes, proveedores y asociados.

Confidencialidad de la información médica

Ascension es la organización de salud católica más grande del mundo con instalaciones en 23 estados de Estados Unidos. La organización sin ánimo de lucro promueve la colaboración entre hospitales, así como prácticas médicas e innovación con el objetivo de mejorar la salud de la comunidad, investigando sobre todo en los medios necesarios para reducir los costes de la atención médica.

El proyecto Nightingale se justifica en la misión de poder proporcionar una atención personalizada y compasiva a toda la población, especialmente a las personas que viven en la pobreza y las personas más vulnerables. Para ello, Ascension migrará toda su infraestructura informática a la nube Google. La organización pretente aprovechar las herramientas de colaboración y productividad de Google G Suite junto con las posibilidades que ofrece la inteligencia artificial de la compañía. Es así como Ascension mantiene que podrán llevar a cabo mejoras en la calidad y efectividad clínica, aumentando la seguridad del paciente y buscando el amparo de las poblaciones más vulnerables. Todo ello irá en beneficio de la satisfacción del consumidor según los responsables de Ascension.

Denuncia por tomar datos sin el consentimiento de los pacientes

Para los bienpensados, la iniciativa puede parecer beneficiosa para los pacientes. Sin embargo, un miembro del equipo de Nightingale publicó un vídeo denunciando las verdaderas supuestas intenciones de Google. Según el vídeo, Google estaría traspasando en secreto datos privados a sus servidores sin el conocimiento o consentimiento del paciente.

A través de un proceso elaborado, Google utilizaría los datos minados para correr análisis y algoritmos de IA, pudiendo vender y compartir estos datos con terceros. Mediante la creación de perfiles de clientes, pueden crear luego anuncios dirigidos a diferentes sectores en función de los problemas de salud de los pacientes.

Investigación federal del proyecto Nightingale

El pasado reciente ya nos ha mostrado como Google ha compartido datos sensibles y privados con terceros. No parece que sea razonable confiar en que no hagan lo mismo con los datos de Nightingale. El proyecto ya ha desencadenado una investigación federal en Estados Unidos. Un regulador federal investigará el proyecto con el objetivo de obtener más información sobre la recopilación masiva de registros médicos, sujetas a la ley federal de portabilidad y responsabilidad del seguro médico.