El pasado 14 de noviembre, Motorola presentó su nuevo teléfono plegable Motorola Razr, 15 años después del mítico teléfono plegable Razr V3. En esta ocasión, es un Android Phone y es la propia pantalla la que se pliega. La impresiones generales de medios especializados coinciden en que el teléfono consigue dar sentilo y esperanzas al concepto de teléfono plegable. A diferencia de los recientes dispositivos Surface Duo de Microsoft, Mate X de Huawei o Galaxy Fold de Samsung, el nuevo Motorola Razr ha conseguido levantar la ceja de los reviewers y recuperar un poco el interés en los teléfonos móviles plegables.

Un smartphone plegable que vuelve a caber en tu bolsillo

El nuevo Razr es un aparato pequeño a diferencia de los dispositivos de la competencia anterioremente mencionados. Se pliega de forma vertical en forma de concha. Cabe perfectamente en el bolsillo y se despliega para convertirse en un teléfono de 6,2 pulgadas, semejante a cualquier smartphone convencional actual. El nuevo teléfono de Motorola es igual de delgado que el Razr V3 original estando cerrado. Dispone de una pantalla exterior de 2,7 pulgadas en el que se podrán recibir y descartar notificaciones sin necesidad de abrir el teléfono. Esto es un punto a favor en un teléfono que llega con una batería modesta de 2510 mAh y lo más seguro es que a pesar de ello, el teléfono aguante sin problemas 1 día entero sin carga gracias a no tener que abrir la tapa constantemente. Al igual que su predecesor, con el nuevo Razr será posible finalizar llamadas con solo cerrar la tapa.

Características técnicas del Motorola Razr

La pantalla principal interior es un OLED de 6,2 pulgadas y 2142 x 800 píxeles de resolución, justo por encima de una resolución HD y algo por debajo de FullHD pero más que suficiente para disfrutar de una imagen nítida y de calidad.

Con un Snapdragon 710, 4GB de memoria RAM y 1 sola cámara frontal y trasera, Razr llega con características modestas de un teléfono de gama media pero que consiguen mover el sistema operativo del teléfono con total fluidez y lograr resultados satisfactorios en apartados como la fotografía.

A pesar de haber mostrado solo un prototipo, Motorola ha conseguido mejorar algo en mecanismo de pliegue con respecto a sus competidores. Aún queda margen de mejora para conseguir que el teléfono no tenga “vulnerabilidades” en su diseño como los pequeños huecos que quedan por debajo de la pantalla flexible en el centro del teléfono pero Motorola ha dado motivos para pensar que el concepto de teléfono plegable no se quedará solo en un truco barato de marketing que pasará de moda. Los principales fabricantes de smartphone ya llevan tiempo trabajando en diferentes diseños y propuestas de smartphone plegable y es de esperar que otras marcas anuncien sus propuestas a lo largo del próximo año.

El Motorola Razr se pondrá a la venta a principios de 2020 y estará disponible para todo el público a un precio de 1499 dólares. Sin conocer aún el precio oficial con el que llegará a España, no hay que echarse las manos a la cabeza con el precio dado que este dispositivo al igual que los Galaxy Fold o Mate X, son básicamente primeras generaciones experimentales de sus fabricantes. Faltan unos años para que la tecnología y mecánica de estos teléfonos estén en el punto de madurez necesario para fabricarlos a precios competitivos y que sean verdaderamente atractivos para el usuario medio.