El vishing se ha convertido en una de las últimas formas de ciberdelincuencia más empleadas en la actualidad. Las autoridades han alertado ya sobre su riesgo. Y es fundamental conocerlo para evitar caer en esta trampa, ya que puede suponer un coste de dinero importante y un ataque a la seguridad personal y financiera.

Vishing - Ciberdelincuencia - Teléfonos móviles

En qué consiste el vishing

Principalmente es un fraude bancario. A través de una llamada (ya sea de un teléfono fijo o de uno móvil), alguien se pone en contacto con la víctima fingiendo que es un trabajador o trabajadora de la Seguridad Social. Y, a partir de ahí, trata de conseguir datos personales y bancarios de la víctima para efectuar un robo de su dinero.

¿Qué recursos se utilizan? Pueden ser varios:

– Generalmente, la idea es hablar de una transacción que involucre dinero, una devolución o una prestación, por ejemplo. En la actualidad, aprovechando la crisis del coronavirus, muchos ciberdelincuentes se inventan falsas ayudas o prestaciones que realiza la Seguridad Social para conseguir esos datos.

– Otra opción recurrente es hablar de un concurso, un premio o una oferta concreta, para la cual son necesarios datos concretos del usuario.

El diferencial en este tipo de operaciones está en que siempre implica Bizum, una app muy popular para pasarse dinero entre cuentas con el único requisito de contar con el número de móvil de la otra parte. Los ciberdelincuentes comunican a la víctima que la Seguridad Social hará ese reembolso de dinero a través de esta aplicación y que necesitan conocer algunos datos del usuario. Estos se usan posteriormente para ejecutar un robo.

Este es un engaño que se vale de las nuevas tecnologías y que puede ser especialmente peligroso para aquellas personas con menor manejo y conocimiento de aquellas, generalmente las personas mayores.

Consejos para evitarlo

Ponerse directamente en contacto con la entidad que realice la llamada. Aunque en la actualidad se utiliza el nombre de la Seguridad Social, este puede cambiar por el de cualquier banco o cualquier otra gran entidad. Si uno tiene dudas, lo mejor es llamar directamente y preguntar si existe realmente el proceso del que le han hablado.

Tener cuidado con Bizum. No porque la aplicación sea fraudulenta, ni mucho menos. Pero la Seguridad Social y otros organismos nunca la utilizan. Por lo tanto, este siempre es un motivo de sospecha.

Vigilar los datos personales de Internet. No son llamadas al azar las que se dan en estos timos. Generalmente, los delincuentes cuentan con un estudio previo de cada víctima. Por eso, revisar y limpiar la información que se tenga en Internet es tan importante. Así no se dan pistas y se evitan ataques.

En conclusión, el vishing es un nuevo modelo de fraude al que debes prestar especial atención. Igual que otros, se centra en el desconocimiento de las nuevas tecnologías como vehículo para robar. En este blog te informamos sobre las últimas tendencias en tecnología, que has de leer para que el desconocimiento no sea la base sobre la que seas objeto de fraudes.