Los televisores 8K son, probablemente, el futuro. Sin embargo, las últimas noticias sociales sobre tecnología para personas interesadas en el sector no paran de advertir de que las pantallas 8K también tienen inconvenientes. Sin lugar a dudas, son pantallas cuyas ventajas pueden aplicarse desde los primeros momentos de la educación. Pero, siendo críticos, la tecnología 8K debe usarse con cuidado, teniendo en cuenta todas sus características.

Concepto Televisor QLED de Samsung sin bordes 8K Q950

Qué novedades aportan los televisores 8K

Esta resolución para las pantallas supone un cambio abismal en los píxeles que se utilizan para cada una de ellas. Normalmente, se pasa de una pantalla de 4K  a 8K, lo que dobla la cantidad de píxeles por panel. A priori, esto permite disfrutar de una mejor calidad de imagen en la televisión a gran pantalla de casa, sin ningún inconveniente. Sin embargo, la cantidad de luz que percibe el ojo en cada imagen es difícilmente procesable.

Sus principales ventajas se resumen en:

· Alta resolución.

· Alta definición.

· Calidad insuperable con imágenes nítidas.

· Reducción de distancia de visionado con visión óptima.

Características técnicas de los televisores 8K

Los beneficios más obvios están claros. Una mejor calidad de imagen, ni rastro de percepción de píxeles, gran poder de analizar y ampliar las imágenes, etc. Sin embargo, todas estas funciones tienen una repercusión negativa: ocupa mucho espacio. Este gran formato se ve justificado por las principales características técnicas de estas televisiones:

· Pantalla LED.

· Resolución de 7680 x 4320 píxeles.

· Conexión Wi-Fi.

· Inteligencia artificial.

· WebOS 4.5.

¿Tienen inconvenientes estas pantallas?

Sin embargo, solo es necesario pensar en cuando se quiere grabar en una cámara pequeña o en un móvil. Un visionado de alta calidad necesita mucho más espacio para ser almacenado. De esta manera, la calidad ralentizará el dispositivo al completo. Otro factor importantísimo que debe tenerse en cuenta es su precio. Hasta que pasen muchos años, este tipo de televisión todavía tendrá un precio muy elevado. Además, existe un gran desfase tecnológico todavía en muchos países, lo que implica que no pueda visionarse contenido en HD. Por lo tanto, no se podría aprovechar por parte del usuario. En consecuencia, es un producto:

· Grande.

· Costoso.

· Cuyo uso no puede explotarse todavía.

A pesar de estos inconvenientes de las nuevas tecnologías, lo cierto es que ya son muchas las marcas principales de servicios tecnológicos que se han sumado a la tecnología 8K. No es de extrañar que en poco tiempo el mundo ya se encuentre preparado para soportar contenidos audiovisuales de estas características sin ver perjudicadas las imágenes, el sonido o incluso el tiempo de carga. Parece que solo es cuestión de esperar.

Mientras los mecanismos siguen avanzando para hacer que la vida tecnológica sea más fácil de disfrutar, los televisores 8K ya están instalándose en muchos hogares. Vale la pena adentrarse en las tecnologías de nuevas pantallas enormes que no impidan disfrutar de una tarde de cine en casa como si se tratase de una sesión muy larga en el mejor cine de la ciudad. Sumémonos a la comodidad que nos ofrece la tecnología.