El Gobierno de España ha sacado inicialmente a consulta pública una Carta de Derechos Digitales con ciertas medidas, pero sin impacto legal, que ha elaborado un grupo de expertos en un proceso que ha acelerado la actual alerta sanitaria por coronavirus.

El objetivo de la nueva Carta de Derechos Digitales que anunciamos es que los usuarios del mundo offline se encuentren igual de protegidos que en el mundo online, según Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. Carece de carácter normativo de por sí, pues es meramente orientativa.

Muchos juristas la han criticado por no tener valor legal, ya que se prometen ciertos derechos que no sirven de mucho. Este borrador está sometido a consulta pública hasta el 4 de diciembre antes de ser aprobado.

Carta de derechos digitales

 

Bloques de los que se compone la Carta de Derechos Digitales

La carta tiene 5 bloques de derechos que conviene destacar para conocer en qué se enfocan estas medidas de protección de los derechos digitales.

En el primero, libertad de expresión y otras libertades. Dentro de los objetivos destacados está el derecho al pseudoanonimato en la red o a no ser localizado y perfilado. Incluye la posibilidad de no usar el nombre real en redes sociales y apps.

En el segundo, derecho a la igualdad, que protege frente a las discriminaciones en el mundo digital, especialmente a menores, discapacitados y personas mayores.

En el tercer bloque, derechos de participación y conformación del espacio público. Se incluyen neutralidad y educación digital, entre otras medidas que es interesante conocer.

En los últimos bloques, los relacionados con procedimientos con IA conectados con el respeto a los derechos fundamentales y los que se dirigen al mundo empresarial y laboral.

Sin implicaciones legales

Los 17 nuevos derechos que incluía la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales de 2008, como el derecho a la desconexión digital de los trabajadores, se incluyen en este borrador. Sin embargo, no modifica esta ni ninguna otra ley. Puede que se convierta en ley o se incluya en normas que ya existen, aunque por ahora no tendrá carácter ni implicaciones legales.

Algunos expertos critican además que es muy pobre conceptualmente y que da lugar a grandes confusiones, porque se tendrían que reformar varias leyes orgánicas para tener unas disposiciones jurídicamente efectivas. No reconoce derechos, solo promete. Es un documento político que inicialmente solo afecta a las personas que son responsables con sus indicaciones.

¿Qué busca la nueva Carta de Derechos Digitales?

Es uno de los compromisos principales del plan España Digital 2025, aunque no parece profundizar mucho porque en ella se reconocen derechos que pueden no llevarse a cabo.

El objetivo principal es proteger a las personas del impacto de la tecnología, utilicen o no Internet. No te supondrá ninguna implicación legal inicialmente, a menos que cambie la legislación actual.

Entre las principales iniciativas que aborda está el impacto de la inteligencia artificial, la protección de colectivos vulnerables y las nuevas relaciones laborales. ¡Haz tus aportaciones, ya que que se valorarán para redactar el texto definitivo de la Carta de Derechos Digitales!

 

Consultores Tecnológicos - Servicios Informáticos Globales Online