Hace poco más de un año se lanzó la aplicación Radar Covid con muchas expectativas. Son muchas las personas que se instalaron la app y la aconsejaron a sus familiares y amigos. Pero esta no tuvo el éxito esperado.

App Radar Covid

En esta quinta ola, ningún contagiado ha incluido su caso en esta app de rastreo que ha sido activada en septiembre de 2020. Solo el 0,7 % de positivos detectados en el último año lo han notificado en Radar Covid. Esta es una cifra realmente reducida que muestra que algo ha fallado.

La app ha decepcionado en cuanto a las expectativas que se tenía sobre ella, ya que prometía revolucionar los rastreos en el país y no logró lo que pretendía el Gobierno que la potenció.

Solo el 19 % de la población ha descargado la app para detectar personas cercanas con coronavirus, lo que supone 7,6 millones de personas. Son muchas menos las que la tienen activa y la usan.

¿Por qué ha fallado la app Radar Covid?

Probablemente, una de las principales razones por las que Radar Covid no ha tenido la acogida suficiente ha sido el hecho de que al funcionar con bluetooth consumía mucha batería del móvil. Esto supone que quienes la tengan activa todo el día para comprobar si tienen contacto con algún positivo por covid-19 consumen mucha más. Ello supone tener que cargar el móvil con mayor frecuencia y el miedo a quedarse sin batería en el momento menos esperado.

Otra de las razones de su fracaso es que se necesitaba introducir un código que muchos pacientes no recibían o que no llegan a incluir en la aplicación. Parte del fracaso se debe a la falta de interés de ciertas comunidades autónomas que tardaron varios meses en incorporarse a la app.

Muchas personas no la instalaron, o no la utilizaron, por miedo a que sus datos personales se hicieran públicos, pese a que estaban protegidos y las autoridades se encargaron de mostrar que la privacidad de todos los usuarios estaba garantizada.

A esto se le suma la desconfianza al respecto de su utilidad, lo que hace que mucha gente haya decidido no usarla porque no es práctica, porque no funciona o porque los positivos no se indicarán en la app. Si alguien es positivo, no te lo cruzarás por la calle pues estará en su casa.

Por otro lado, hay muchas personas que aún no tienen un teléfono móvil que permita el uso de estas aplicaciones, como las personas mayores. En otros casos no se instaló por falta de espacio y recursos móviles, ya que cada vez utilizamos más aplicaciones y los smartphones se quedan escasos. También hay personas que no están acostumbradas a la tecnología o les da pereza usar este tipo de aplicaciones de salud.

Puede decirse que la app Radar Covid ha fallado tanto por la población a la que estaba dirigida como por parte de quienes lo han puesto en marcha y los responsables de su correcto funcionamiento para convertirse en un rastreador de casos eficiente. Animamos a los lectores a dejar sus comentarios acerca de su experiencia.