El entretenimiento streaming está en su mayor auge teniendo a los españoles en frente de la pantalla entre dos y tres horas diarias de media. Se ha vuelto a encender la televisión, aunque son usadas para visualizar contenido de pago. Además, la televisión no es un elemento fundamental; se puede utilizar cualquier dispositivo con conexión a Internet.

Las facilidades de consumo de contenido audiovisual son las que han provocado este cambio de tendencia: antiguamente las suscripciones de pago no eran tan comunes, pero las plataformas de streaming, entre las que se incluyen Netflix y HBO, han cambiado esta tendencia. La oferta casi ilimitada de películas y series con una disponibilidad inmediata satisface el entretenimiento de millones de personas. Sin embargo, ¿estas plataformas están para quedarse?

Entretenimiento Streaming

La burbuja del sector del entretenimiento streaming

El sector que comprende el entretenimiento streaming está caracterizado por unas inversiones realmente grandes. A modo de ejemplo, Apple, que es una de las grandes compañías que todavía no han entrado a este mercado, ha invertido seis mil millones de dólares en contenido para su plataforma Apple TV+. Por otro lado, el mantenimiento en el mercado está inmediatamente ligado a la captación y mantenimiento de consumidores. Si Netflix dejase de tener su gran cantidad de fieles consumidores, sería el fin de esta.

El aumento de la competitividad está dañando las acciones del gigante Netflix. Con más de un año en el que sus acciones solo tenían una dirección ascendente, empieza a mostrar números menores. Adicionalmente, la competitividad que el sector está adquiriendo hará que pierda consumidores, que emigrarán a otras plataformas. Por consiguiente, este es el factor importante: el riesgo.

La amenaza de burbuja no es significativa. El caso de Netflix podría considerarse como una burbuja por sus altos precios por acción. Recuerdan a la burbuja de las punto com. Los accionistas actuales se encuentran ante las opciones de ventamantenimiento de sus acciones. La primera opción es llamativa. Una venta masiva previa a la entrada de una competencia fuerte sería lo lógico, pero Netflix no dejará su trono, al menos momentáneamente. Las demás plataformas presentan una evolución favorable, listas para mejorar su posición. La competitividad es una de las razones por las que el estallido de una supuesta burbuja en el sector no es probable actualmente.

Netflix y HBO, ¿las líderes del mercado?

AT&T, el famoso proveedor de servicios telefónicos de Estados Unidos, es el propietario de HBO. A pesar de sus problemas en los negocios, esta empresa presenta unos sanos números para los accionistas. Amazon Video y HBO se encuentran como la principal competición de Netflix, pareciendo este último un grande inamovible.

Por el contrario, la aparición de tantas plataformas, entre las que se incluirán Disney+, ofrecerán contenidos diferentes que pueden provocar un gran cambio. Es más, la lucha de contenidos provoca mucha variación. Mientras en Netflix se crean alrededor de trescientas series al año, también vende algunas a otras plataformas.

El sector del entretenimiento streaming ha pasado a ser tan común como los smartphones. La tecnología siempre figura entre las empresas de mayor éxito así que, ¡infórmate a fondo!