A causa de la aparición del COVID-19, la telemedicina se ha convertido en una de las mejores opciones de asistencia sanitaria a distancia. Al contar con una buena tecnología, los profesionales del sector pueden ofrecer todo tipo de servicios sin tener que mantener el contacto presencial directo.

La telemedicina gana terreno en la atención sanitaria

¿Qué es la telemedicina?

Cuando se habla de telemedicina, se está haciendo referencia a un método a través del cual se prestan servicios médicos a distancia.

Se pueden realizar consultas de manera telemática y también es posible el llevar a cabo diagnósticos o establecer tratamientos para cada paciente de manera individualizada. Entre los muchos servicios que puede prestar la telemedicina, destacan:

– Atención por parte de un especialista

– Educación y formación para los alumnos del sector sanitario

– Elaboración de diagnósticos de manera inmediata

– Apoyo a los pacientes en vivo

– Servicio de expediente digital para elementos como ecografías o radiografías

Actualmente, la telemedicina se utiliza principalmente para la educación sanitaria y la práctica clínica. Sin embargo, ante la crisis del coronavirus, se están utilizando aplicaciones y sistemas para poder realizar consultas telemáticamente, así como mantener reuniones médicas o realizar una monitorización de manera remota.

¿Qué se necesita para que funcione?

Se necesitan las tecnologías de la información y las comunicaciones. De esta forma, hay que contar con equipos completos y avanzados para poder llevar a cabo una comunicación fluida, con los que se puedan realizar videoconferencias fácilmente.

De igual modo, son útiles los medios de comunicación, ya sea vía satélite o Internet y, además, contar con protocolos y estándares de interoperabilidad, tales como Dicom. Asimismo, el centro sanitario que ofrezca estos servicios debe gestionar de manera correcta todos los recursos adicionales, tales como la infraestructura, el tiempo y, sobre todo, el personal sanitario y los especialistas.

La telemedicina en tiempos del COVID-19

La telemedicina se ha convertido en el método perfecto para realizar consultas médicas sin que el paciente tenga que salir de casa.

En este sentido, en España, el uso de la telemedicina ha aumentado en algo más del 150 % en las últimas semanas, lo que significa que es un sistema que está dando buenos resultados durante el estado de alarma. Los ciudadanos están concienciándose de que se trata de un método eficaz del que podrán beneficiarse en el futuro.

En concreto, las comunidades españolas que más han hecho uso de este sistema han sido Cantabria, La Rioja, Baleares y Galicia, todas ellas con un porcentaje superior al 200 %. Además, se le suman las aplicaciones móviles, que también se han incrementado.

Tras el COVID-19, más del 70 % de los ciudadanos utilizan Internet para informarse sobre temas relacionados con la salud, mientras que alrededor del 50 % hacen uso del WhatsApp como canal para comunicarse con los especialistas.

En definitiva, la telemedicina está en auge tras la llegada del coronavirus y aporta numerosas ventajas, como ser una herramienta fácil de utilizar, favorecer el trabajo en equipo, permitir ofrecer servicios a distancia, mejorar la calidad de vida de los pacientes y contribuir a que no haya largas listas de espera, lo que facilita la comunicación y la petición de citas. Es posible comentar si se tiene alguna duda.

 

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS (COVID-19)

Organización Mundial de la Salud