La tecnología RPA se creó para ayudar al usuario en la gestión de su empresa o negocio. Progresivamente, se ha convertido en una de las tendencias tecnológicas de este año. A continuación, se define y compara con la BPM.

Tecnología RPA

¿En qué consiste la tecnología RPA?

Las siglas RPA aluden a robotic process automation (automatización de un proceso mediante el uso de robots). Esta tecnología se usa, básicamente, para evitar la repetición constante de la misma tarea por parte de los empleados.

Si bien, en un principio, se aplicaba exclusivamente en el ámbito industrial, en la actualidad también se emplea para mejorar la transformación digital de cualquier empresa. De este modo, aumenta su competitividad y la posibilidad de personalizar al máximo las funciones que se estimen oportunas.

Es decir, es posible conectar varios sistemas informáticos para que actúen de forma conjunta y acorten el tiempo de trabajo. Entre otras labores, se pueden programar las siguientes:

· El envío de correos electrónicos para mejorar el alcance de una campaña de marketing.

· La actualización constante de la base de datos de clientes.

· La emisión automática de informes relacionados con la actividad de cada departamento de la empresa.

· El traspaso de datos entre los diversos programas o aplicaciones.

RPA y coronavirus

A nadie se le escapa que la COVID-19 ha provocado una crisis económica que debe superarse apostando por la competitividad y por dedicarle todo el tiempo posible a realizar labores que sí exigen una atención más personalizada.

En este sentido, RPA y coronavirus están muy relacionados. Automatizar procesos como la atención al cliente, la gestión de las compras, la promoción y, especialmente, la generación de leads es fundamental para obtener los mejores resultados con un simple clic.

¿Qué diferencia a la RPA de la BPM?

La tecnología RPA y BPM (business process management) tienen el mismo objetivo, pero hay una serie de diferencias que deben ser explicadas:

· La BPM se centra en reforzar la infraestructura de procesos y operacional. Sirve como base para que la empresa ordene su forma de trabajar e integre en su estructura a empleados, clientes y proveedores. Consigue, con eficacia, una conexión directa con sistemas externos y ayuda a ordenar los procesos correctamente.

· La RPA realiza las mismas tareas que cualquier trabajador de forma física, pero en el menor tiempo posible. Así, se evitan situaciones que pudieran parar, por ejemplo, la producción o la atención al cliente.

Ambas tecnologías son complementarias. Lo más adecuado es ir personalizando cada una de ellas para conseguir resultados óptimos, aunque esto dependerá siempre de las necesidades específicas de cada empresa.

Si bien la tecnología RPA parece ser la más adecuada, no habría que olvidar que ordenar el trabajo y establecer conexiones eficaces con todos los departamentos es igualmente importante. En el punto medio y en la búsqueda constante de la competitividad se encuentran las claves para poder superar las consecuencias del coronavirus con mayor facilidad. No dudes en visitar nuestra página web para mantenerte informado de las últimas novedades en tecnología e internet.