Con la llegada del COVID-19, las rutinas de todas las personas han cambiado por completo. Pero ¿qué ocurre cuando se transmite la enfermedad? Hay que detectarla de forma precoz para así mantener informados a los círculos cercanos de la persona afectada. Los test rápidos de antígenos pueden ser una medida imprescindible para detectar si la persona padece el virus o no.

Test rápidos de antígenos Covid-19

Test rápidos de antígenos

Estas pruebas son métodos para diagnosticar la presencia de antígenos en las células de una persona contagiada. La mayoría de los test da resultados de forma rápida, pues solo necesitan alrededor de 30 minutos para arrojarlos. Así, no es de extrañar que se utilicen en la entrada de los hospitales o, simplemente, para comprobar en situaciones de urgencia si una persona padece o no COVID-19.

Este test de COVID-19 funciona de una forma muy distinta al ya conocido PCR. En las pruebas de antígenos se detecta una proteína que pertenece al mismo virus. No obstante, para detectar esta proteína y que el test dé positivo, debe estar presente en cantidad suficiente.

Normalmente, se coge una muestra del paciente, ya sea de la boca, de la nariz o un esputo, y se trata de forma aséptica para que pueda introducirse en una máquina. Esta máquina detectará si existe dicha proteína o no.

La limitación de este tipo de prueba es que es menos sensible que la prueba PCR realizada para detectar el virus. El hecho de que sea menos sensible significa que va a detectar con menor probabilidad a las personas que están enfermas. No obstante, su sensibilidad es del 93,3 %, por lo que se puede considerar alta.

Por otro lado, destacar que su especificidad, la capacidad para detectar personas no enfermas, es del 99,4 %. En cierto modo, es una prueba que arroja pocos falsos positivos. Eso sí, cabe destacar que estas cifras pueden variar ligeramente según el fabricante.

Qué otros test existen para detectar el COVID-19

El test PCR es una de las pruebas más fiables. Con ella se pretende detectar directamente el ARN viral, por lo que puede arrojar positivos más que fiables. Al contrario de lo que muchas personas piensan, este test no puede confundir el COVID-19 con otros virus. La cadena de ARN de este virus es muy distinta a la de otros, incluso a la de la gripe, y sobre todo es única.

También es necesario añadir las pruebas serológicas. Estas no pretenden detectar el virus en el cuerpo, sino que haya presencia de anticuerpos. Los anticuerpos son moléculas que genera el propio organismo para luchar contra las enfermedades. Cada anticuerpo se sintetiza de forma específica para batallar contra un determinado virus. Así, los anticuerpos contra el COVID-19 van a ser sintetizados únicamente para hacer frente a este virus. Entonces, este tipo de test pretende detectar esos anticuerpos específicos, que se generan en caso de contagio.

En conclusión, los test rápidos de antígenos tienen muchas ventajas, aunque tengan menos fiabilidad que otros test. Es importante, además, prevenir el contagio con materiales adecuados y distancia social. Se anima a informarse más sobre test de coronavirus en socialfuturo.com.