El chip más grande del mundo, tema del que nos vamos a ocupar aquí, no es simple capricho o gusto por la enormidad, y es que sus desarrolladores afirman que este componente ayudará a mejorar el campo de la inteligencia artificial en un abrir y cerrar de ojos. Así, la empresa encargada de su desarrollo promete poner en las manos de los expertos del sector una herramienta preparada para cambiar el futuro.

CPU Wafer Scale Engine

El chip más grande del mundo: ¿qué tiene de particular?

Para que puedas hacerte una idea de su tamaño, casi cualquier modelo de iPad comercializado por Apple es más pequeño que el chip. En los 21,5 centímetros cuadrados que mide Wafer Scale Engine (WSE) se esconden 1,2 billones de transistores que prometen hacer que los cálculos más complejos pasen de necesitar meses para completarse a realizarse en unos pocos minutos.

Si lo comparamos con el segundo chip más grande del momento, este cuenta con 815 milímetros cuadrados de extensión y con tan solo 21.000 millones de transistores. Claro está que las cifras no están nada mál, pero es imposible compararlas con las que ahora ofrece el chip más grande del mundo.

Cerebras, la empresa encargada de su producción, ha anunciado también que esta pieza cuenta con 400.000 núcleos de proceso y que integra una memoria de 18 GB, todo para dar forma a un chip que es más grande que la mayoría de ordenadores portátiles que se venden actualmente y que rompe la dinámica de hacer las cosas cada vez más pequeñas.

La inteligencia artificial (IA) es clave

Sin embargo, tal y como han dicho los responsables de la empresa creadora, el chip no está diseñado para todo tipo de usos. Sí, podría hacer que tu ordenador o tablet realizase las tareas mucho más rápido, pero el coste de un componente informático como este, queda fuera de los bolsillos ordinarios.

Los encargados de su producción han señalado que es el campo de la inteligencia artificial el que debería recibir con los brazos abiertos a Wafer Scale Engine (WSE). La tendencia en este sector era la de agrupar un gran número de chips con potencia media para alcanzar grandes resultados.

Esto tiene varios inconvenientes. Por un lado, el consumo de energía es mayor y, además, está el problema de aumentar la potencia de procesamiento con el simple hecho de ir añadiendo núcleos y más núcleos de procesamiento.

Coches autónomos, robots de todo tipo y sistemas informáticos de alto rendimiento son los que más partido pueden sacar de un chip que podría ser la tabla de apoyo sobre la que crezca el campo de la IA.

En Socialfuturo.com estamos seguros de que el chip más grande del mundo está listo para dar sus primeros pasos en la industria dentro de muy poco, algo que, seguramente, se hará notar en la vida de muchos de nosotros cuando los sistemas de IA avanzados comiencen a ser más eficientes gracias a la potencia de Wafer Scale Engine (WSE). ¡Descubre todas las noticias de actualidad en tecnología en nuestro blog!