Apple, el gigante de la industria tecnológica, no deja de sorprender. Y en su afán por descubrir y por abrir nuevos mercados, ha puesto sobre el tablero un proyecto llamativo y sorprendente: desarrollar un automóvil autónomo para el año 2024.

Vehículo autónomo Apple

Apple, ante el desafío de su propio automóvil autónomo

Aunque pueda parecer extraño, este no es el primer gigante de la informática y de la tecnología que pone el ojo en los vehículos autónomos como futuros proyectos que abordar y en los que especializarse.

Sin ir más lejos, Waymo (empresa dependiente de Google) lleva casi 5 años embarcada en este proyecto, especialmente enfocado hacia los vehículos-taxi. Aunque parece que la empresa fundada por Steve Jobs apuesta más por un vehículo que directamente se pueda vender a los clientes.

El vehículo autónomo es la panacea actual del sector automovilístico, y el objetivo hacia el que se dirigen la gran mayoría de los esfuerzos de las grandes compañías. Y es el mercado en el que las tecnológicas intentan entrar. Este tipo de vehículos tienen, eso sí, una complejidad propia, que conviene tratar por separado. Y uno de sus principales problemas (la autonomía de la batería) será, precisamente, el diferencial del vehículo que está desarrollando Apple. Según fuentes internas, se ven capaces de crear una batería con el triple de duración que las otras, y que pueda abaratar de forma muy significativa los costes generales de cada vehículo.

La particularidad, según fuentes de la empresa, estaría en el diseño monocelda de la batería, que permite ganar espacio para incluir en cada batería una mayor cantidad destinada a las reservas de energía. Y es que la autonomía de la batería es uno de los problemas a los que se enfrentan los vehículos modernos como el coche eléctrico. Por lo tanto, centrar su nuevo modelo en este aspecto puede ser clave para conquistar el mercado.

Según el esquema de planes de la empresa, 2024 iba a ser el año de lanzamiento. Sin embargo, la pandemia ha dificultado, durante meses, que el trabajo se pudiese realizar con normalidad. Por lo tanto, es probable que el lanzamiento final experimente algún tipo de retraso y acabe dándose en el año 2025.

El nuevo mercado del transporte sin conductor

Otras empresas tecnológicas, del tamaño de Tesla, se introdujeron en el sector de la automoción hace tiempo. Hay que señalar que esta empresa tardó casi 17 años en empezar a experimentar beneficios. Lo que indica que no se trata, todavía, de un sector que esté triunfando, si no que supone riesgo y mucho trabajo.

Sin embargo, la empresa de la manzana cuenta con una estructura económica que bien puede sostener su inversión. Y tomarle el pulso al resto de gigantes de la tecnología que también se han embarcado en la elaboración del vehículo autónomo definitivo.

En conclusión, Apple lleva años siendo uno de los gigantes de la tecnología que más inteligentemente elabora sus productos y sus novedades. Y ahora han centrado su atención en el sector del transporte sin conductor. Se puede seguir de cerca este tema y otras novedades del sector tecnológico en nuestro blog.