Apple e Intel rompen una relación que ha durado más de 15 años. Se trata de un momento histórico, tal como lo ha calificado Tim Cook, consejero delegado de la corporación de la manzana. Por fin se culmina un objetivo que ha estado puesto sobre la mesa desde hace tiempo. La primera generación Mac con procesador propio saldrá a la venta a finales de este año.

Macbook de Apple

De Intel (x86) a Apple Silicon (ARM)

Este paso, de gran peso estratégico según los responsables de Apple, supone dejar en la estacada la arquitectura x86 para utilizar un nuevo chip desarrollado íntegramente por la compañía. La principal preocupación ha sido favorecer una transición suave para los millones de usuarios. En respuesta a esta necesidad, han desarrollado Rosetta 2 (un nombre muy adecuado): un programa, también con el sello Apple, que se ocupó en el pasado de facilitar la transición desde los chips PowerPC a los de Intel. Su función es traducir el software para que sea compatible con los nuevos procesadores que piensan implementar.

 “Todo empezó con el iPhone”

Según Apple, “todo empezó con el iPhone”. Durante la fase de desarrollo del iPhone, uno de sus productos estrella, tuvieron que emplearse a fondo para diseñar un chip de reducidas dimensiones, eficiente desde el punto de vista energético y con una alta capacidad de procesamiento en tiempo récord. Este proceso de investigación los llevó a completar su primer chip, que se bautizó como A4 y que portaban el primer iPad y la versión 4 de su iPhone.

Como es lógico, el proceso de optimización se ha venido promoviendo a lo largo de los últimos años en el ámbito interno, y la aparición de mejoras ha sido constante hasta el año 2018, cuando Apple lanzó al mercado su nuevo iPhone provisto del procesador A12 Bionic (red neuronal). Todo un hito que situó a la compañía en otro nivel, algo que pretende repetir ahora.

Volviendo al punto actual, la cosa va en serio. De hecho, Microsoft ya tiene preparadas versiones de Word y Excel adaptadas a la nueva arquitectura de Mac; Adobe, por su parte, ha adaptado Photoshop y Lightroom.

Qué hará Apple a partir de ahora

Pues fabricar sus propios procesadores aprovechando el know how adquirido durante la fase de desarrollo de sus chips para iPhone y iPad (no se puede olvidar que sus procesadores consiguieron un rendimiento hasta cien veces mayor que los de la antigua generación). El nombre elegido para definir este nuevo producto ha sido Apple Silicon.

La transición nativa de Mac pretende permitir un rendimiento mucho mayor que los productos de la competencia y reducir al máximo el consumo de energía. Con el tiempo, Apple desarrollará diferentes gamas de Apple Silicon que se integrarán en sus nuevos ordenadores (siguiendo el modelo implementado en su gama de tabletas y teléfonos inteligentes).

En definitiva, Apple se aventura en una nueva era que le llevará a un nuevo nivel de procesadores. La transición se completará en un plazo de dos años: el reloj está en marcha. Si te ha gustado este artículo, no dejes de visitar nuestro blog para seguir las últimas noticias tecnológicas y déjanos tus comentarios.